jueves, 2 de diciembre de 2010

La pedagogía y la formación vial.

Hasta hace unos años enseñar a alguien a conducir no requería ninguna experiencia ni estudios de pedagogía, el “profesor” se limitaba a dar instrucciones para que el alumno circulase en una dirección o en otra. Le daba las indicaciones necesarias y cual era el manejo del vehículo. A menudo las instrucciones se daban en un tono de voz, digamos elevado. Eso sólo provocaba que el pobre alumno aún se pusiese más nervioso y se equivocara más veces. La pedagogía en aquella época brillaba por su ausencia y no se utilizaba ningún método de enseñanza excepto el de gritar al alumno. Por suerte, eso ha cambiado y actualmente los profesores de formación vial salen mejor preparados en ese aspecto. Una de las asignaturas que hay que estudiar es Pedagogía aplicada a la conducción. No a la altura de una carrera universitaria pero si con suficiente formación como para saber como enseñar al alumno a conducir de manera teórica y practica. Al futuro profesor de formación vial se le enseña a programar una clase teórica describiendo que objetivos se pretenden, que estrategias metodológicas y didácticas se van a usar, que recursos emplearemos y que criterios de evaluación del aprendizaje y de la actividad haremos servir en nuestra sesión teórica. También se aprende a llevar una dinámica de grupo de manera correcta y eficaz.


En cuanto a la pedagogía en una practica de coche, hay que destacar que no basta con decirle al alumno que haga una cosa u otra, sino que hay que explicarle también porque debe hacerlo así. Si nos limitamos a darle órdenes, jamas comprenderá de manera correcta el por qué de cada maniobra y cuales serian las consecuencias de cometer un error.Hemos de recordar que depende de la forma que tengamos de enseñar al alumno, este se convertirá en un conductor seguro y eficaz el día de mañana.


Una de las grandes lacras de nuestro tiempo son los accidentes de trafico. La mejor manera de reducir estos accidentes es formar a los futuros conductores aplicando técnicas de pedagogía moderna en su formación. De esta manera entenderían mejor los conceptos que se les enseñan y sabrían valorar cuales son los riesgos de conducir de manera ineficaz o insegura.


Incluir la pedagogía en la formación de los futuros profesores ha sido una de las mejores medidas que se podían tomar. Ahora si, podemos dejar atrás a ese instructor que sólo ofrecía una forma de aprobar el carnet sin más, por un verdadero profesor que lo hará de forma realmente adecuada.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Nuevas tecnologías en infantil.

En esta nueva entrada voy a tratar como se han abierto camino las nuevas tecnologías en nuestras vidas, haciéndose parte de nuestra vida cotidiana. Y por tanto esta es la razón por la que debemos de empezar a introducirlas desde edades muy tempranas, de esta forma favoreceremos el buen uso y no el abuso con el que nos encontramos en la mayoría de jóvenes de la actualidad. Si pensamos como nuevas tecnologías en internet y el ordenador, desde el desconocimiento y falta de información, pasa a ser una herramienta de simple entretenimiento donde pasar demasiadas horas que carecerán de utilidad y aprovechamiento en el crecimiento intelectual y como persona. Hasta ahora, el ordenador o internet se ha entendido con un concepto de ocio, que aunque no se excluye, ni mucho menos se acerca a su verdadera realidad. La respuesta la encontramos en la mayoría de colegios o de familias donde nos encontramos con situaciones tales como “Te has portado bien, puedes usar el ordenador” o por el contrario “Como esto no lo has hecho bien, castigado sin internet o sin ordenador”. Si empezamos por ahí, estamos haciendo el mismo daño a esta nueva herramienta como el que se ha hecho con la lectura, donde en vez de enseñar a manejarla, disfrutarla y sacarle provecho, ha sido una moneda de cambio en la que hemos conseguido que los niños solo mencionarles un libro se echen a llorar. En este caso, estamos poniendo el ordenador e internet como un precio de ocio no formativo sin más utilidad que esa.

Demasiado a menudo, nos encontramos con noticias donde jóvenes han desaparecido tras una charla en internet, quedadas con pederastas, páginas inadecuadas para menores... la única solución que proponen por ahora, son filtros que no sirven para nada y casi que espiar a los menores para saber cuando y con quién hablan. Donde la raiz de todo esto es mucho más profunda y por supuesto mucho más complicada que un simple software cortafuegos. Se trata de la educación, de que desde muy pequeños los menores vean estos nuevos recursos como un lugar donde acceder ante sus inquietudes, donde desarrollar su creatividad, ampliar información, desarrollar un sentido crítico y encontrar un nuevo mundo de información. Volviendo al símil de los libros, si los niños/as ven a sus padres, maestros, y en general en su entorno la lectura como algo habitual, normalizado y como un lugar donde divertirse, encontrar información, comparar... ellos lo introducirán en sus vidas de esas misma forma, en las Nuevas Tecnologías sucede de igual forma, consiguiendo con esto un ocio formativo.

Desde el primer ciclo educación infantil (0 – 3 años), tenemos que empezar a dar a conocer todos los recursos con los que contemos y que podamos poner a disposiciones de los pequeños, teniendo en cuenta si va a ser útil en su vida, si se los van a encontrar en su vida cotidiana y que les resulten familiares desde la más tierna infancia. De forma que les resulte normal encontrarse con un teclado, un ratón, el mónitor, la torre del ordenador, un portátil, el proyector, la cámara de fotos, el dvd... sean una parte importante y a tener en cuenta en la vida educativa donde se encuentran inmersos en nuestro aula. En el segundo ciclo estos recursos los uniremos a un software específico y además, podremos darlos a conocer más a fondo. Muchas veces damos un valor que no tienen las cosas no dejamos a los niños que toquen las cosas “por si las rompen” si un niño no toca, no experimenta, no aprende. Seguro que tienen curiosidad, ¿por qué no abrir un ordenador? Que vean sus piezas, que las toquen, que lo desarme y lo armen, tenemos que ayudarles a que manejen todos los utensilios con cuidado y respeto, pero no evitando que los toquen. Igual que pedimos que cuiden herramientas más básicas o económicas como lápices, tijeras o incluso el mobilario, es algo habitual que requiere cuidado y les educamos para ello, podemos hacerlo con estos objetos de igual forma. Subestimamos el cuidado y respeto que puedan tener los niños por las cosas, pero eso está dentro de la educación y eso jugamos un papel importantísimo, si les damos ese voto de confianza enseñándoles y no regañándoles o diciéndoles “eso no se toca” a la vez que ven un buen uso por nuestra parte, ellos lo utilizarán igual o mejor que cualquier adulto.

Conforme comencemos a incorporar el uso de estos recursos, ofreceremos un campo mucho más amplio de información en el que tenemos que guiarles y ayudarles a controlar, mostrándoles que no todo sirve, que sean capaces de leer, comparar y seleccionar, incentivando su pensamiento crítico.

No crearemos un área sólo para tratar estos recursos, sino que estos abarcarán el resto de áreas. Es un error una educación a las nuevas tecnologías, cuando la idea es aplicarlas a todo en nuestra vida, que no sean un mecanismo aislado sino un recurso para nuestro día a día. Nos centraremos especialmente en el ordenador e internet, donde contaremos con chat, con los que podremos comunicarnos con otros compañeros, otros centros e incluso podríamos acordar encuentros con centros extranjeros que enriquecerían la educación, haciendo uso de la webcam podrían apreciar otros rasgos físicos, como en otras partes del mundo invierno cuando aquí es verano, escuchar otros idiomas... todo siempre bajo una programación y con una intención guiada. Creariamos nuestro propio foro de la clase, donde estarían interrelacionandose padres-educadores-alumnos. Podrían publicarse acontecimientos, peticiones a los padres, subir imágenes, etc.

A través de recursos que nos da la red podríamos hacer un tratamiento de la información mucho más extenso y diferente, haciendo uso de los buscadores, como Google o Yahoo!, pero tenemos otras herramientas como youtube tanto para obtener información como para subirla. Fuera de internet hay multitud de software para diferentes tareas, podremos usar procesadores de textos, powerpoint, frontpage para hacer una pequeña página web, programas de tratamiento de imágenes, de videos... las posibilidades son tantas como la creatividad nos permita. Por supuesto, es importante contar con otros periféricos, como el proyector, webcam, escaner, impresora, altavoces, etc.

Con lo anteriomente mencionado, y bajo una programación siempre, conseguimos que los alumnos sean más autónomos, trabajen en grupo e individualmente de forma más eficaz según la situación, sean más creativos, estén motivados, no sientan una educación cerrada, sino en la que pueden expresarse y el pensamiento crítico. Por otro lado, ganamos en seguridad de internet, ya que poniendo en sus manos estos conocimientos aprenden un uso responsable y controlado.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Importancia de la comunicación en infantil.



Apoyándome en este video que publico como ejemplo, quería comenzar un tema importante en todas las edades y situaciones, pero que voy a centrar en la educación infantil.

Muchas veces, cuando un niño nos pregunta algo, tendemos a razonarlo como adultos y darle un sentido equivocado o más amplio del que niño realmente buscaba. Es por eso, que debemos tener en cuenta la importancia de responder sólo a lo que nos pregunta y no extendernos. De no ser así dejará de prestar atención o no captará lo que realmente quiere saber, debido a que su respuesta estará inmersa en una gran cantidad de información que no le interesa por el momento. En este aspecto podemos encontrar la diferencia entre comunicación e información. Si damos más información de la necesaria, se quedará en eso, en información, pero no habrá comunicación, ya que pasado un rato el receptor (el niñ@ en este caso) habrá dejado de atendernos y perdido la motivación que le ha llevado a esa cuestión.

Por otro lado, deberemos de tener en cuenta la cantidad de significados que puede tener una misma pregunta. Primero tendremos que situar el contexto en el que está preguntando, saber que quiere saber exactamente y entonces será cuando le ofrezcamos la respuesta.

Dentro de la comunicación, no podemos olvidarnos de la No verbal. A través de esta estaremos hablando sin darnos cuenta. Nos podemos ayudar de ésta para hacer mas fácil de entender lo que queremos decir, para captar la atención de quien nos escucha y mantenerle dentro del tema. Por supuesto, esta variedad puede intimidar, si miramos demasiado fijamente o estamos demasiados pendientes de algún oyente en concreto. Tiene que sentirse atendido, pero no acosado.

Sin más, os dejo con el video que tan bien expresa lo primero que he comentado en este espacio.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Ideas previas y tipos de grupos en el aula.

Cuando nos disponemos a dar una clase, tenemos que tener claro que cada individuo es diferente a otro. Es por ello que nuestro currículo debe ser siempre; abierto, flexible y que se adapte a las necesidades. Tras una detección de ideas previas, podremos encontrarnos con una clase homogénea, donde los alumnos/as tendrán un nivel de conocimientos similar sobre los conceptos. Por otro lado, es más común que nos encontremos con un grupo heterogéneo, cuyas ideas previas sean a distinto nivel o con ideas preconcebidas erróneas. Por último, dentro del grupo podremos tener algún alumno/a con dificultades para aprender. Estos son los 3 grupos en los que nos vamos a centrar. Antes de comenzar a tratar cada uno de ellos, aclarar que, aunque el más sencillo a simple vista parece el grupo homogéneo, debemos tener en cuenta la individualidad. Es decir, que aunque tengan un mismo nivel aproximado de conocimientos previos, la forma de aprender de cada uno, sin duda será diferente. Por ello, casi me atrevería a afirmar que no existen los grupos homogéneos, propiamente dichos.

Nuestra clase debe ir siempre con una programación preparada, donde incluiremos los contenidos (conceptos, procedimientos y actitudes que queremos desarrollar en nuestros alumnos/as), la metodología adecuada y la evaluación que nos dirá si nuestro trabajo ha dado el resultado esperado. De no ser así, tendremos que replantearnos que ha fallado para modificarlo.

En el grupo homogéneo, podremos tener una programación única y sin adaptaciones, pero respetando las formas de aprender de cada uno. Aunque sea más complicado al principio, el buen profesor se forja como tal cuando es capaz de atender las necesidades individuales sin descuidar la clase. Tenemos que descubrir qué motiva a cada uno, sus razones para aprender, qué les gusta y qué quieren saber. De esta forma el aprendizaje será significativo. Un alumno motivado conseguirá unos resultados superiores a otro que no lo esté. Igualmente, los alumnos deben de tener a su alcance los recursos necesarios para alcanzar el objetivo.

En el caso del grupo heterogéneo, nuestra programación deberá estar abierta. Para este grupo, tendremos que adaptar los recursos y tener en cuenta que requerirán más tiempo de atención individual. Debemos ser muy observadores y conocer las necesidades y los conocimientos respecto a los contenidos que queremos enseñar a la hora de realizar nuestra programación. Haremos uso de una metodología de globalización, fomentaremos la autonomía de los alumnos/as, atenderemos la individualidad y con todo esto nuestros alumnos construiran sus propios aprendizajes.

Por último, no va a ser diferente ni extraño que nos encontremos con personas que tengan cierta dificultad para aprender con respecto al resto de personas de la clase. Sin duda, este caso es el más complejo. La programación deberá ser abierta, con una metodología de globalización y donde la atención individual va a primar sobre esta persona. Esta metodología debe facilitar la relación entre los contenidos, que es el mayor problema con el que se encuentran las personas con dificultad para aprender. Debemos fomentar la participación en clase, que se interaccione lo máximo posible.

Tras estas relaciones, solo queda destacar la importancia de que el profesorado y los alumnos deben de tener comunicación, haya participación; profesor-alumnos/as y alumnos entre sí. Debemos quitarnos ya esa imagen donde el profesor habla y los alumnos escuchan, sin crear ningún tipo de actividad mental. Hemos comprobado la importancia de nuestras programaciones y sobre todo de la metodología a seguir. Cuando la evaluación no sea la esperada, deberemos volver atrás y preguntarnos qué ha ocurrido, pero no culpar ni al profesor ni al alumno, ya que es más posible que el problema radique en los recursos, materiales, metodología, el tiempo, etc.

Acerca de los resultados finales, no buscamos que los alumnos/as que han presentado dificultades para aprender o unas ideas previas inferiores queden retrasados con respecto a los demás, sino que alcancen los mismos niveles de consecución en la materia que estamos impartiendo.